Acogimiento familiar: familia extensa

Acogimiento familiar en familia extensa

El acogimiento familiar en familia extensa aparece como una vía alternativa al acogimiento residencial para aquellos/as menores que tengan una posibilidad de ser acogidos/as por un miembro de su familia. Este modelo se considera la solución más idónea ante las situaciones en la que cesa la convivencia con su núcleo familiar, ya que proporciona un ambiente conocido. Además, posibilita la preservación familiar con los efectos positivos que conlleva, como vivir con personas de confianza, apoyo de su identidad cultural, fomento de los lazos afectivos entre los miembros de la familia, etc.

Esta medida se ha llevado a cabo de manera espontánea a lo largo de la historia ya que cuando los/as padres/madres no podían hacerse cargo de sus hijos/as, su crianza y educación recaía en los familiares más cercanos como son los/as abuelos/as y/o tíos/as. Es a partir de los desencadenantes de estas situaciones cuándo los familiares a través de la búsqueda de amparo legal, o la detención de una situación de desamparo, dan lugar al inicio del acogimiento familiar en familia extensa en el sistema de protección a la infancia y adolescencia.

Desde hace aproximadamente dos décadas, los acogimientos en familia extensa se encontraban dentro del sistema de protección a la infantil y adolescencia de la mayoría de los países occidentales, evolucionando positivamente en cuanto a número y peso.

El incremento del acogimiento en familia extensa viene determinado por algunos factores tales como la disminución del número de familias ajenas dispuestas a acoger, la reducción de plazas en las residencias, la eliminación de los macrocentros y la llegada de centros más idóneos pero con condiciones económicas elevadas.

Los motivos que desencadenan esta situación pueden derivar de problemas de salud mental, toxicomanía, abandono, malos tratos, fallecimiento o ausencia de los/as padres/madres, ingreso en prisión, etc. Cuando alguna de estas conductas aparece, se produce una reorganización de la dinámica familiar dando lugar a una nueva forma de relacionarse entre los miembros. Los/as cuidadores, generalmente los/as abuelos/as o tíos/as, pasan a ocupar un rol distinto.

No obstante, ser familiar de los/as menores no es el único requisito para poder constituir un acogimiento familiar. Para la formación de un acogimiento de este tipo se valoran una serie de criterios tales como “la idoneidad de la familia extensa; la preparación y/o acuerdo del menor; la ausencia de conflictos con la familia extensa o antecedente de conflictos graves y la aceptación del acogimiento por parte de la familia de origen o biológica” (Hernandis y Ferrero, 2003).

Es más, en referencia a la/as persona/as responsables del cuidado del menor, el reglamento de protección de menores en situaciones de desamparado y adopción, indica que se tendrá presente al familiar que haya mostrado interés en el bienestar de los/as menores, así como el vínculo afectivo y la aptitud educadora.

Con frecuente, a pesar de la gran importancia que tiene el acogimiento familiar en familia extensa dentro de las medidas de protección, es la que menos atención y recursos percibe por parte de las políticas de Servicios Sociales. Esto se debe a la idea generalizada de que la concepción de lazos de sangre es una garantía para que los/as menores dispongan de los recursos necesarios para cubrir sus necesidades. Además, el acogimiento en familia extensa no posee el mismo tipo de ayuda profesional y económica que otros tipos de acogimiento.

Desde un enfoque ecológico, se puede decir que el acogimiento en familia extensa proporciona la transmisión de identidad cultural y familiar del niño/a, permite relacionarse con el resto de los miembros de la familia e incluso con los/as hermanos/as, proporcionando una mayor estabilidad.

 

Anuncio publicitario

Autor: Begoña Jiménez

Trabajadora social en constante evolución. Especializada en Intervención Familiar. Por encima de todo, ser humano. A través del blog pretendo dar a conocer mi opinión acerca de diversas temáticas e intentar que el/la trabajador/a social deje de ser ese gran desconocido/a para muchas personas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: