Vulnerabilidad y exclusión

Vulnerabilidad y exclusión son dos términos que generalmente van de la mano, pero ¿realmente conoces su significado?

Es común que no se conozca con exactitud éstos términos e incluso que se usen indistintamente. Sin embargo, su significado difiere.

Cuando hablamos de vulnerabilidad hacemos referencia al hecho o situación que da lugar a la situación de desamparo y/o carencia. Por lo tanto, hace que la persona o personas afectadas por estas circunstancias se encuentren afectas o indefensas para enfrentarse o reaccionar ante una situación en un momento determinado. De manera habitual esta situación suele venir relacionada con el sistema de educación, cultura, trabajo, salud, etc.

De tal forma que la vulnerabilidad es estimada como una condición social de riesgo o dificultad que conlleva una inhabilitación inmediata o futura en la satisfacción del bienestar sobre la persona o grupo afectado.

Mientras que cuando usamos el término exclusión hacemos referencia a la persona o grupo de personas que viven en una situación considerada al margen de la sociedad. Las causas que pueden ocasionar una situación de exclusión son varias y tienen en común que implican situaciones de desigualdad y deterioro de las relaciones.

La exclusión social impide que las personas se puedan integrar tanto social, laboral o culturalmente al resto de la sociedad. Por lo que quedan fuera de los parámetros de “normalidad”.

Así pues, se puede pasar de una situación de vulnerabilidad a una de exclusión. ¿Cómo?
La manera en la que se produce es debido a una acumulación de diversos factores de vulnerabilidad que aunque por sí solos no causan exclusión, de manera aglomerada llevan a una situación de exclusión.

La vulnerabilidad trasciende esta condición proyectando a futuro la posibilidad de padecer la exclusión a partir de ciertas debilidades que se existen en el presente.

De manera amplia, la vulnerabilidad se puede categorizar según dos condiciones: la de vulnerado/a y la de vulnerable.

La primera de ellas se da cuando ya se soporta la condición de carencia o pobreza. Sin embargo, la segunda, es aquella que el deterioro de las condiciones de vida no se encuentra materializado sino que aparece como una situación de alta probabilidad en un futuro cercano a partir de las condiciones de fragilidad que los afecte.

Anuncio publicitario

Autor: Begoña Jiménez

Trabajadora social en constante evolución. Especializada en Intervención Familiar. Por encima de todo, ser humano. A través del blog pretendo dar a conocer mi opinión acerca de diversas temáticas e intentar que el/la trabajador/a social deje de ser ese gran desconocido/a para muchas personas.

Un comentario en “Vulnerabilidad y exclusión”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: