Principios éticos del T.S.

Como disciplina, el Trabajo Social promueve el cambio social, la resolución de problemas en las relaciones humanas, así como el fortalecimiento y la liberación de las personas con el objetivo de incrementar su bienestar.

Es a través del comportamiento humano y los sistemas sociales como el Trabajo Social interviene en aquellos puntos dónde las personas interactúan con su entorno.

El respeto al valor y la propia dignidad, y a los derechos que desprenden es fundamental. Por lo que se debe apoyar y defender tanto la integridad de la persona como su bienestar (físico, psicológico, emocional y espiritual)

Por lo tanto, el/la trabajador/a social debe:

• Respetar el derecho a la autodeterminación. Respetar y promover el derecho de las personas a elegir por sí mismos/as y a tomar sus propias decisiones.

• Promover el derecho a la participación. Promover el compromiso pleno y la implicación de los/as usuarios/as para fortalecer la toma de decisiones y acciones que afectan a sus vidas.

• Tratar a cada persona como un todo. La intervención con la persona en su totalidad, con la familia, la comunidad, y el entorno social y natural, y tener en cuenta todos los aspectos que influyen en la vida de una persona.

• Identificar y desarrollar sus fortalezas, y promover su empoderamiento.

• Justicia Social. Los/as trabajadores/as sociales tienen la responsabilidad de promover la justicia social.

Lo cual conlleva a:

  1. Desafiar la discriminación negativa: oponerse a la discriminación negativa por razones de capacidad, edad, cultura, género o sexo, estado civil, estatus socioeconómico, opiniones políticas, color de la piel u otras características físicas, orientación sexual o ideas religiosas.
  2. Reconocer la diversidad: reconocer y respetar la diversidad étnica y cultural de las sociedades con las que trabajan.
  3. Distribuir los recursos equitativamente.
  4. Oponerse a las políticas y acciones injustas
  5. Trabajar en solidaridad: tienen la obligación de oponerse a las situaciones sociales que contribuyen a la exclusión social, estigmatización o subyugación, y trabajar hacia una sociedad inclusiva.

Teniendo en cuenta esto, podemos decir que los principios relacionados con los Derechos Humanos y la Justicia Social son esenciales para el Trabajo Social.

Algunos documentos de especial relevancia para la práctica y acción social son los siguientes:

– Declaración Universal de Derechos Humanos

 – Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos

– Pacto Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales

– Convención para la eliminación de todas las formas de Discriminación Racial

– Convención para la eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Mujeres

– Convención sobre los Derechos del Niño

– Convención sobre Pueblos Indígenas y Tribales (convención de la OIT 169)

Referencia: Código Deontológico del Trabajo Social

Anuncio publicitario

Autor: Begoña Jiménez

Trabajadora social en constante evolución. Especializada en Intervención Familiar. Por encima de todo, ser humano. A través del blog pretendo dar a conocer mi opinión acerca de diversas temáticas e intentar que el/la trabajador/a social deje de ser ese gran desconocido/a para muchas personas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: