Subir peldaños: resiliencia

Cuando hablamos de una dinámica familiar es inevitable hablar del analisis de los modelos familiar y con ello de aspectos positivos y negativos, protección y riesgo. Así pues, en situaciones de adversidad o vulnerabilidad podemos hablar de la resiliencia.

Entendiendo por vulnerabilidad los factores personales o relaciones que incrementan los efectos negativos de una situación.

¿Qué es la resiliencia?

Si ponemos esta palabreja en internet lo primero que vamos a encontrar es que desde la psicología se considera como capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, etc.

La RAE a su vez indica que es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.

Por lo cual, se puede deducir que la resiliencia está relacionado con el desarrollo y crecimiento humano.

Es un proceso dinámico que implica una adaptación personal y social positiva del individuo a pesar de la exposición a riesgos muy significativos

Unos puntos clave que podemos sacar si seguimos a Menillo y Suárez (2001) son los siguientes:

  • Se requiere diferentes estrategias para promover esta conducta
  • No existe relación entre el nivel socioeconómico y la propia resiliencia
  • La resiliencia no es lo mismo que los factores de riesgo y de protección
  • Se puede medir
  • Cuando se puede valorar ideas nuevas y efectivas, disminuye las diferencias culturales
  • La resiliencia está relacionado con la promoción y prevención.
  • Es un proceso que contiene factores, comportamientos y resultados

resiliencia

La resiliencia, sin embargo, no es una conducta que se dé exclusivamente en las dinámicas familiares sino que es la capacidad que se tiene de “sobreponerse” ante una situación de adversidad.

Pero, ¿somos capaces de lograrlo?

Así pues, cuando hablamos del profesional algunas de las creencias arraigadas que dificultan la resiliencia son expuestas por Martín (2015):

  • Los problemas son siempre solucionables
  • Aceptan la ayuda del profesional porque la necesitan
  • Me debo sentir bien porque mi tarea es siempre bien vista por los demás
  • Me voy a sentir seguro y libre de riesgos
  • Los padres son incapaces y hacen daño a los hijos con su torpeza, por eso hay que buscar al culpable de dicho daño
  • Esperan que les digamos lo que deben hacer, no los defraudemos
  • Siempre recibiré el apoyo de mis compañeros porque tenemos los mismos objetivos
  • Hay un solo modo de educar
  • Hay que lograr el cambio lo más rápido posible
  • Conozco todas las herramientas necesarias para ayudar
  • Mi rol está perfectamente definido
  • Soy siempre empático con todos
  • Conozco todas mis limitaciones, debilidades y reacciones
  • Conozco mi forma de pensar, hasta mis pensamientos más ocultos
  • Solo necesitan las ayudas que yo les proporciono
  • Lo primero que hago es estudiar el caso y luego ya comenzaré con la intervención

Referencias:
Martín, J.C. (2015). Modelos y estrategias de intervención familiar. U.L.P.G.C.
Menillo, A. y Suárez, E.N. (2001). Resiliencia. Descubriendo las propias fortalezas. Buenos Aires: Paidós.
Real Academia Española (2018). Disponible en: http://www.rae.es/
Anuncio publicitario

Autor: Begoña Jiménez

Trabajadora social en constante evolución. Especializada en Intervención Familiar. Por encima de todo, ser humano. A través del blog pretendo dar a conocer mi opinión acerca de diversas temáticas e intentar que el/la trabajador/a social deje de ser ese gran desconocido/a para muchas personas.

Un comentario en “Subir peldaños: resiliencia”

  1. Pingback: Asertividad |

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: