Minientrada

Derecho sexual

Quiero aportar parte de un pequeño artículo que me han publicado recientemente. En el mismo lo que se trata es de ver y reflexionar sobre el derecho sexual de las personas con diversidad funcional (discapacidad).

[…] Desde el comienzo de los tiempos se ha tratado aquello estimado fuera de lo común u ordinario como algo que se aparta, se discrimina.

Es desde este enfoque de donde parto con la finalidad de acercarme a la sexualidad de las personas con diversidad funcional así como con el propósito de lograr una concienciación sobre esta temática específica.

¿Qué piensa y siente la sociedad cuando se habla de la sexualidad de las personas con diversidad funcional?

Es importante tener presente que este tema siempre ha sido complicado de tratar, sobre el mismo existe desinformación al igual que muchos mitos y prejuicios arraigados a tiempos pasados.

Así pues, es aún más complicado tratarlo cuando estamos hablando de la sexualidad de estas personas.

La sexualidad es ese gran tabú que arrastramos desde los orígenes de los tiempos. Cuando hablamos de sexualidad no lo hacemos solo en referencia al sexo o coito. La sexualidad es un área más amplia que abarca parte de la personalidad del ser humano durante su vida, y por tanto, posee carácter dinámico.

Es considerada como algo más que el simple acto. Es decir, se extiende más allá de la función propiamente biológica para ofrecer un sentido diferente al definirse como un estímulo vital necesario en el desarrollo y adaptación de la personalidad. Adquiriendo un sentido afectivo, de identidad e incluso de conexión. Por lo tanto, todos los seres humanos gozan de ella, y cada uno de ellos tiene y debe contar con la posibilidad de vivirla de la forma más acorde a su persona.

¿Qué pasa cuando se toma como “obstáculo” para disfrutar de una plena sexualidad la diversidad funcional? Teniendo en cuenta que existen tantas formas de experimentar como gustos, ¿por qué cuando hablamos de estas personas nos encontramos con limitaciones para satisfacer ese deseo?

En primer lugar, para entender el tema de la sexualidad humana se ha de distinguir entre los conceptos de sexo y sexualidad.

El término sexo se refiere a algo que viene dado, a la carga genética que determina el sexo biológico y clasifica a los seres humanos en dos grandes grupos: hombre o mujer, en lo que suele ser la primera distinción que se le hace a una persona, también se alude con este término a la práctica sexual.

La sexualidad humana de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud se define como:

Un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vive y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales.

La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales” (Sánchez, 2013:32).

A diferencia del sexo, el concepto de sexualidad hace referencia al conjunto de relaciones que los individuos establecen entre sí y con el mundo por el hecho de tener un cuerpo sexuado.

Así pues, se puede decir que la sexualidad es un impulso vital esencial para el desarrollo y ajuste de la personalidad. Todos los seres vivos la poseen y cada uno tiene la posibilidad de vivirla a su manera.

Partiendo de la idea de que la discapacidad o diversidad funcional es aquella manifestación de deficiencias, limitaciones de actividades y restricciones de participación, es evidente que cuando nos referimos a la vida sexual puede manifestarse una serie de particularidades derivadas de  las condiciones específicas de su persona y de la manera de experimentarla.

Esta definición es una de las más actuales y “correctas” hasta el momento. Sin embargo, a lo largo de los años ha recibido diferentes denominaciones casi siempre relacionadas con el aspecto médico. Un ejemplo de esta situación viene determinado a continuación:

Las  personas  que hoy llamamos discapacitadas comienzan a ser nominadas, es decir nombradas, a partir del siglo XVII. Serán los psiquiatras quienes, en su afán de clasificar, los llamarán sucesivamente “monstruo humano”, “anormales”, luego “minusválidos”, hasta llegar al término que usamos en la actualidad: “discapacitados”. Aunque esto hoy está cambiando por “personas con capacidades diferentes” u otros eufemismos (Casarella, 2005 citado en Tallis, 2007: l9).

Siguiendo en la línea de la diversidad funcional y la sexualidad hay que tener presente que las necesidades interpersonales son comunes para todos/as. Cierto es que se pueden encontrar con más limitaciones tanto de carácter personal como sociales (prejuicios). Es más, aun cuando existen varios avances en esta temática se sigue atascado en el hecho de cubrir la necesidad afectivo-sexual.

Si partimos de las ideas de autores como Brogna (2006) o Ferreira (2008) podemos comprobar que la discapacidad está socialmente construida ya que como ellos exponen:

“La discapacidad no es una condición a curar, a completar o reparar; es una construcción relacional entre la sociedad y un sujeto (individual o colectivo). La discapacidad toma cuerpo en un espacio situacional, dinámico e interactivo entre alguien con cierta particularidad y la comunidad que lo rodea” (Brogna, 2006 citado en Ferreira, 2008: l43).

Por lo tanto, la diversidad funcional no venía con esta identidad a cuesta sino que ha sido algo que la sociedad ha establecido para este colectivo. Hasta tal punto que:

 “(…) En cualquier caso, es la sociedad la que define esa identidad, la que, cultural y simbólicamente (además que de forma práctica), “discapacita” a las personas con discapacidad” (Ferreira, 2008: l59).

Si entramos en el ámbito legislativo podemos comprobar como el artículo 9.2 de las Normas Uniformes sobre la Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad afirma que:

Las personas con discapacidad no deben ser privadas de la oportunidad de experimentar su sexualidad, tener relaciones sexuales o tener hijos. Teniendo en cuenta que las personas con discapacidad pueden tropezar con dificultades para casarse y para fundar una familia, los Estados deben promover el establecimiento de servicios de orientación apropiados. Las personas con discapacidad deben tener el mismo acceso que las demás a los métodos de planificación de la familia, así como a información accesible sobre el funcionamiento sexual de su cuerpo”  (Guinn y Degener, 2002: 291)

Todo esto hace reflexionar sobre si en algún momento nos hemos parado a pensar qué es lo que sienten estas personas al ser de alguna manera discriminados y diferenciados sexualmente.

 

Bibliografía:
Sánchez, C. (2013). Sexualidad y afectividad en la discapacidad. Educación afectivo-sexual. Escuela de Servicios Sanitarios y Sociales de Canarias.
Ferreira, M. A. (2008). Una aproximación sociológica a la discapacidad desde el modelo social: apuntes caracteriológico (pp. l4l-l74). Revista Española de Investigaciones  Sociológicas, (l24): 141-174. ISSN 0210-5233
Brogna, P. (2006). El nuevo paradigma de la discapacidad y el rol de los profesionales de la rehabilitación. En M. A. Ferreira, Una aproximación sociológica a la discapacidad desde el modelo social: apuntes caracteriológicos. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, (124): l4l-l74. ISSN 0210-5233
Casarella, J. (2005). “Mejor hablar de ciertas cosas”. En J. Tallis (comp.), Sexualidad y discapacidad. Colección Retardo Mental y Educación Especial. Buenos aires: Miño y Dávila
Guinn, G., Degener, T. (2002). Derechos humanos: recopilación de instrumentos internacionales. Naciones Unidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s