STOP

Muchas veces hablamos de perspectiva de género o de mirar hacia una realidad social, sin embargo, existen ocasiones en la que no se comprende del todo lo que leemos o tratamos de trasmitir.

Es por ello, junto con la reciente formación finalizada que quiero hablar del tema de la prostitución y la trata de personas. Aunque suene feo parece que estamos acostumbrados a ver en películas y series momentos en los que hay secuestros y violencia de todo tipo.

Vivimos en una sociedad en constante cambio y entre ellos cabe destacar el papel de los hombres y las mujeres. Al igual que el lenguaje y su variación en la designación de lo masculino y femenino.

El término comentado al inicio hace referencia a conocer y comprender las realidades de mujeres y hombres, y descubrir cómo afecta la desigualdad estructural en la vida de estas personas.

El análisis de género identifica las diferencias en la participación de hombres y mujeres en el hogar, en la economía y en la sociedad y las estructuras (legislación, instituciones políticas y sociales, prácticas de socialización, políticas y prácticas de empleo, etc.) y los procesos que perpetúan los patrones de distribución desigual de oportunidades.

¿Conoces bien estos conceptos?

El concepto de género cabe describirlo como el conjunto de creencias, rasgos personales, actitudes, sentimientos, valores, conductas y actividades que diferencian a hombres y mujeres a través de un proceso de construcción social que tiene varias características.

Si entramos en el tema de la prostitución podemos apreciar con bastante facilidad las representaciones colectivas que se construyen sobre la identidad femenina. ¿Cuántas veces hemos escuchado ese término? ¿Cuántas han sido con motivo de desprestigio?
Cualquier mujer en cualquier ámbito puede ser etiquetada como puta con la finalidad de denigrarla y sancionarla con el estigma social de la prostitución. Portando una gran carga social negativa.

Hay que tener muy presente que hablamos de violencia, en este caso de violencia sexual contra las mujeres. Muchas veces se trata de cubrir este hecho poniendo como excusa que se genera una remuneración hacia la mujer por dicha actividad. Sin embargo, no se habla del deseo de acceder al cuerpo de una mujer que posiblemente no les desea. Esto en cuanto a la prostitución, pero y ¿la trata?

La trata de personas también es un tipo de violencia. En este caso en un proceso de captación, traslado y acogida/recepción a través de la amenaza, fuerza, coacción, rapto o cualquier abuso de poder ante un situación de vulnerabilidad.

Esa explotación incluirá actividades tales como la explotación de la prostitución u otras formas de explotación sexual, servicios forzados, esclavitud, servidumbre o la extracción de órganos.

*Federación de Mujeres Progresistas (FMP)

Por lo tanto, se puede concluir con que la prostitución es todo un fenómeno complejo afectado por diversos factores que intervienen partiendo dichas raíces en la desigualdad estructural de género y las distintas discriminaciones que posicionan a unas mujeres en situación de mayor vulnerabilidad social y que pueden verse abocadas a ser prostituidas.

Existe una estrecha conexión entre feminización de la pobreza, exclusión social y prostitución (y trata). Este hecho hace ver que el sistema prostitucional “necesita” a mujeres en situación de vulnerabilidad para generar su oferta; y satisfacer a los hombres prostituidores que se aprovechan de su posición de privilegio respecto a estas mujeres. Así pues, se nutre de la desigualdad estructural de género y del riesgo de exclusión social que experimentan muchas mujeres.

Para terminar, me gustaría hacer una pregunta relacionada con la terminología. A las mujeres que realizan la prostitución entre otras formas se le llaman prostitutas, pero ¿cuántos conceptos existen para los hombres que pagan por ello?

Autor: Begoña Jiménez

Trabajadora social en constante evolución. Especializada en Intervención Familiar. Por encima de todo, ser humano. A través del blog pretendo dar a conocer mi opinión acerca de diversas temáticas e intentar que el/la trabajador/a social deje de ser ese gran desconocido/a para muchas personas.

Un comentario en “STOP”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: