Consecuencias e indicadores de una víctima de acoso escolar

El acoso escolar lleva asociado secuelas al igual que el resto de maneras de maltrato psicológico.

Existen investigaciones que indican que deja secuelas postraumáticas por estrés lo que hace a las víctimas más vulnerables en cuanto a problemas de conducta, trastorno postraumático, depresión y trastornos del ánimo a medida que pasan los años.

No obstante, se dan incluso modificaciones más profundas de tipo psicológico y emocional relacionados con la pérdida y destrucción de autoestima y confianza en sí mismo/a. Esta situación provoca depresión, ansiedad social, inadaptación, disminución del rendimiento escolar.

Un sentimiento común en estas situaciones en el “terror” con la idea de asistir al colegio, y con ello, el intento de sufrir síntomas o incluso sentir verdaderamente esa sintomatología.

Es muy importante que padres y madres presten atención a cualquier mínimo cambio de actitud, comportamiento o conducta con respeto a su rutina diaria.

Algunos de estos indicadores observables son los siguientes:

  • Presencia de lesiones físicas.
  • Pérdida o rotura de pertenencias.
  • Insomnio.
  • Llanto inmotivado y frecuente.
  • Cambios de humor muy acusados.
  • Tristeza o síntomas de depresión.
  • Pasar mucho tiempo sólo y no salir con amigos.
  • El aumento de la pasividad o la retirada.
  • Cambio repentino en la forma en que el niño habla – llamándose así mismo un perdedor o llamando idiota a un ex amigo.
  • Descenso en su rendimiento escolar
  • Miedo a ir al centro, o poner excusas para faltar de forma recurrente.

No obstante, hay que tener en cuenta que los síntomas pueden aparecer de forma aislada, por lo tanto, se debe observar con calma y método antes de sacar conclusiones precipitadas.

Una forma de mejorar la convivencia educativa y prevenir estos episodios de violencia dentro de ella es la de enseñar a los/as niños/as a resolver conflictos de una manera constructiva; es decir, pensando, dialogando y negociando.

Un posible método de resolución de conflictos se desarrolla en los siguientes pasos:

  • Definir adecuadamente el conflicto.
  • Establecer cuáles son los objetivos y ordenarlos según su importancia.
  • Diseñar las posibles soluciones al conflicto.
  • Elegir la solución que se considere mejor y elaborar un plan para llevarla a cabo.
  • Llevar a la práctica la solución elegida.

Autor: Begoña Jiménez

Trabajadora social en constante evolución. Especializada en Intervención Familiar. Por encima de todo, ser humano. A través del blog pretendo dar a conocer mi opinión acerca de diversas temáticas e intentar que el/la trabajador/a social deje de ser ese gran desconocido/a para muchas personas.

Un comentario en “Consecuencias e indicadores de una víctima de acoso escolar”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: