Medidas de Protección II: Acogimiento

El acogimiento aparece como un recurso que imparte apoyo ya sea de manera temporal o indefinida en aquellas situaciones en dónde se imposibilita la convivencia de los/as menores con el núcleo familiar.

El fin que presenta en sus diversas categorías es la de garantizar el desarrollo de los/as menores en un ambiente familiar alternativo acorde a las características y necesidades que presenten.

Pero, ¿qué es el acogimiento?

Existen varias descripciones, entre ellas la que ofrece el artículo 173 del Código Civil, en la que aclara que el acogimiento produce la plena participación del menor en la vida de la familia, y asigna a la/as persona/as que lo reciben la obligación de velar por él/ella, proporcionarle compañía, alimento, educación y procurarle una formación integral.

Entre las diversas definiciones existentes, Caparrós y Jiménez- Aybar (2001) proponen de manera resumida una definición bastante completa. Consideran el acogimiento como:

Un instrumento legal de protección del menor desamparado o –en general- de aquél cuyos padres no pueden dispensarle los cuidados necesarios para su adecuado desarrollo como persona, mediante el cual es insertado plenamente- de forma transitoria, permanente, o con vistas a una posible adopción- dentro de un ambiente familiar sustitutivo o complementario del propio, que le asegure la asistencia moral y material adecuada a sus necesidades, teniendo presenten en todo momento que siempre que sea posible y así lo aconseje el interés superior del menor deberá orientarse toda actuación a la reinserción dentro de la propia familia.

Las medidas de protección dirigidas a la infancia tales como el acogimiento y la adopción, se presentan como medidas complejas para afrontar una situación de desamparo de los/as menores. Cada país involucra diversos ámbitos como políticas sociales, justicia y leyes para formar parte de la materia de protección a este sector.

El acogimiento como medida de protección se manifiesta en diferentes modalidades recogidas por la Ley, las cuales queda expuestas en las siguientes tipologías:

  1. Dependiendo de su constitución: administrativo o judicial.
  2. Según la finalidad: urgencia-diagnóstico, simple o con previsión de retorno, permanente o preadoptivo.
  3. Basándose en las características del acogido: ordinario o especializado.
  4. Según la relación familiar: familiar ajena, familia extensa.
Anuncio publicitario

Autor: Begoña Jiménez

Trabajadora social en constante evolución. Especializada en Intervención Familiar. Por encima de todo, ser humano. A través del blog pretendo dar a conocer mi opinión acerca de diversas temáticas e intentar que el/la trabajador/a social deje de ser ese gran desconocido/a para muchas personas.

Un comentario en “Medidas de Protección II: Acogimiento”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: